El refugio del pez que fuma

Inicio » familia » Algo especial sobre mi “jefe” (papá)

Algo especial sobre mi “jefe” (papá)

Pese a que ya me puedo considerar un adulto hecho y derecho, aún no logro comprender la pléyade de sentimientos encontrados que tengo cuando me refiero a mi papá. Y es que hoy, 25 de abril, es su cumpleaños y quiero escribirle unas líneas que traten de compensar los muchos silencios que tiene mi vida respecto a mis progenitores.
Un recuerdo marca mucho las imágenes de mi niñez… Gladys Moreno en una cinta que mi papá ponía los sábados en las mañanas y que me evocan a un tiempo feliz, muy feliz. Cuando crecí un poco más me convertí en el aprendiz de las muchas habilidades que él me enseñaba…para él no habia secretos con las herramientas; aún hoy para mi es motivo de orgullo supremo el saber las cosas que él me enseño y que me hacen sentir especial.
Nuestro amor por la lectura construyó una complicidad tan particular que quizás sólo la entendemos nosotros dos… inolvidables salidas domingueras y visitas a librerias y tiendas oscuras donde se develaban tantos secretos en páginas de todos los colores y formatos. Si hoy puedo presumir de haber leído algunos libros, fue gracias al apoyo paterno, que llegaba a niveles de consentirme a todo nivel en mis caprichos por la lectura.
Quizás una etapa difícil en nuestra relación fue el colegio y la universidad, por los inevitables conflictos generacionales, pero siento que en todas sus limitaciones humanas, mi padre trató de brindarme a mi y mis hermanas, las mejores oportunidades en todo sentido…y creo que logró mucho…más de lo que él se imagina.
Siento que lo lastimé profundamente cuando decidí dejar la “casa solariega” y construir mi propia familia, pero como no hay mal que dure cien años, la llegada de sus primeras nietas llenaron su corazón de muchas alegrías y nuevas expectativas.
Antes no comprendía muchas de sus decisiones y la dureza con la que aveces sentía que me trataba. Hoy que me toca a mi ser padre, no puedo más que sentir un amor y gratitud muy grande por ese hombre que siempre ha tratado de cuidar a su familia, en las buenas y en las malas.
Hoy lo veo con el cabello que comienza a blanquear y me llena de ternura ver como se relaciona con mis hijas, yo me veo en ellas y me siento en una nueva etapa de contacto con mi progenitor, más íntima, menos formal..más sincera.
Papá… te quiero muchísimo, gracias por todo lo que me das día a día, tu ejemplo me ha permitido alcanzar muchos de mis sueños y sólo pido que el Arquitecto del Universo me de la gracia de contar con tu presencia por muchos años más.
…haa….feliz cumpleaños…

tu hijo

Anuncios

1 comentario

  1. Vania B. dice:

    Hermoso homenaje. Sólo cuando uno es padre/madre entiende muchas actitudes de los progenitores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow El refugio del pez que fuma on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: