El refugio del pez que fuma

Inicio » familia » El poder de la palabra

El poder de la palabra

En tiempos de desencantos profundos, de un facebook que nos ha vuelto autómatas de la nube y de la frivolidad, donde los sentipensantes son menos de los pocos que eran hace unos años y donde la cultura de lo escrito pasa por sintetizar el texto y el sentido lo más posible, la idea de volver a escribir acá me dio un poco de pavor íntimo. No porque mi niña ya tiene 17, porque su hermana tiene 11 y tiene los hilos de mis afectos sinceros en sus manos o porque ya voya los veinte años de una relación particularmente intensa en sus luces y sombras; sino porque me llegó el momento de sentir que vacié mi alma de muchas cosas y necesito llenarla de nuevo. Es una necesidad egoísta, muy personal… pero que estoy seguro me permitirá volver a reencontrarme con mis temas pendientes…
Así que sus mercedes están avisadas…
Primavera del 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Follow El refugio del pez que fuma on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: